Get Adobe Flash player

componentes00

En ARAL no presumimos de ser actores, ni cantantes, ni bailarinas, ni músicos… No presumimos de serlo porque no lo somos, pero de lo que si presumimos es de transmitir nuestra experiencia de fe. Ya que si hay algo que caracteriza a ARAL es que no tiene profesionales del espectáculo sino que cada uno pone lo que es y lo que tiene para dar a conocer a Jesús. Lo esencial no es un papel u otro, porque tan importante es el personaje que actúa en el escenario, como el que se pasa toda la representación metido en la trastienda, ayudando a vestirse a la gente, principalmente a los más pequeños para que les dé tiempo a salir, u organizando las cosas que deben de llevar los personajes en el escenario, o simplemente llevando un foco. Es importante recordar al que te está alumbrando cuando actúas, o te está tocando una canción para que cantes, o sonorizando el micrófono,… esto es lo realmente bonito, el sentir que todos ponemos lo poco que tenemos, para experimentar que el resultado es algo grande y que vale la pena. Normalmente se pasa por todos los grupos, porque aquí nadie va de estrella. Los que participamos en esto más que por el teatro somos personas con compromiso cristiano, de Parroquias o grupos que creen que ARAL es un camino de evangelización.